Escrito por Arnu Rodríguez y Segundo López    Miércoles 08 de Junio de 2011 15:02
Defenderte de los ladrones del tiempo
Valoración de nuestros lectores: / 20
MejorableExcelente 

Los ladrones del tiempo disminuyen nuestra eficacia y productividad de forma alarmante. Has hecho un plan estupendo. Y cuando tratas de ponerlo en práctica todo se te viene encima. Parece como si todo el mundo se pusiera de acuerdo para arruinártelo.

 

 

Los ladrones de tiempo están por todas partes e incluso por donde uno menos se lo imagina, y son muy diversos.

No es fácil establecer una separación clara a causa de su origen, externo o interno. De hecho, para bien o para mal, todos deben recibir la consideración de internos, dado que el problema no reside en el estímulo, sino en la respuesta.

Tienen una única cosa en común: disminuyen nuestra eficacia y productividad.

Aunque existe siempre un mayor o menor riesgo en función del entorno, la importancia de cada uno de ellos está, sobre todo, en función del perfil profesional. Serán, pues, los hábitos y actitudes personales lo que necesitarás modificar para combatir a esos ladrones de tiempo.

Y lo malo es que, como se trata de cosas relacionadas con tu trabajo, con tus responsabilidades, te sientes obligado a atenderlas. Y sientes que todas tus previsiones se vienen abajo.

 

El bueno, el malo y el feo

Por supuesto, algunos de estos ladrones son buenos, incluso altamente deseables, como cuando te llama un cliente para ofrecerte un nuevo contrato.

Otros pueden ser a veces buenos, a veces no tanto. Ahí está uno de los problemas, la dificultad de elegir qué suponen. Una reunión, una visita pueden ser más o menos importantes que otra actividad. Y elegir entre ellas no será sencillo.

Pero algunos resultan siempre negativos. Cambio excesivo de objetivos, hacer varias cosas a la vez, dejar las cosas a medias, comunicación deficiente. Te es preciso aprender a defenderte de esos ladrones de tiempo.

 

Los ladrones más importantes

Tenemos identificados más de dos decenas. Los más importantes son:

  • Interrupciones.
  • Redes sociales y chats.
  • Teléfono (incluido el móvil).
  • Reuniones.
  • Visitas inoportunas.
  • No saber decir NO.
  • Hacerlo uno mismo (delegación pobre).
  • Crisis, “incendios”, urgencias.
  • Papeleo (incluido el informático). Planificación insuficiente.
  • Dejar las cosas para luego (Indecisión).
  • Despacho atestado.
  • Tratar de abarcar demasiado.
  • Exceso de detalle.
  • …etc. etc. etc.

 

Como puedes ver, algunos están interrelacionados. El teléfono o las visitas inoportunas con las interrupciones, estas con no saber decir NO, con la falta de disciplina, o con hacer varias cosas a la vez...

No todas las novedades serán rechazables. Del 15 al 20 de los imprevistos que aparezcan serán asuntos de un interés tal que habremos de atenderlos de inmediato, bien por suponer un serio problema, bien por ofrecernos una oportunidad.

Pero otra parte cuantitativamente importante de las novedades que se nos presenten deberán ser rechazadas o demoradas por tratarse de auténticos ladrones de tiempo, de actividades menos importantes que las que estamos desarrollando.

Es muy habitual: Creer que los ladrones de mi tiempo son solo los otros.

Esto no es más que una verdad a medias. Si se profundiza en el análisis se llega con facilidad a otra conclusión: El problema es tu respuesta.

Pase lo que pase en tu entorno, está en tu mano reaccionar de un modo u otro. Puedes evitar muchos de ellos, abortar otros, reducir unos más y manejar los restantes del modo más conveniente.

Vamos a centrarnos en uno de ellos en concreto: Las visitas.

 

Las visitas

Probablemente no te hayas parado nunca a pensarlo, pero ¿cuándo aprendiste a atender visitas? Sin duda, de pequeño, en tu casa, viendo a tus padres.

Estás programado inconscientemente con un determinado modo de atenderlas. Recuerdas quizás a tus padres comentando, en una escapada a la cocina:

-          Mira la hora que es y los niños sin cenar.

-          Pero volvían al salón y ofrecían:

-          ¿Otra cerveza? ¿Otra taza de café?

En tu inconsciente quedó grabado el modo en que “es preciso” atender a las visitas, aunque resulten inoportunas. Es un comportamiento universal.

He escuchado a alguna persona decir que sus visitas se van cuando ellas lo deciden: “¿Cómo las voy a echar?”.

Atender a las visitas inoportunas

La atención a tu visita tiene –debe tener para ti-, como todo, un objetivo (y si aún no lo tiene defínelo). Algo debes conseguir (puede ser, simplemente, facilitar una información o que tu visita se marche satisfecha).

Y si no es así, si se trata de una visita inoportuna, tu interés –y tu obligación- es quitártela de encima lo más rápidamente posible. Esto no te exige ser grosero, sino simplemente exponer desde el principio que estás ocupado (cosa perfectamente esperable y a respetar) y que dispones sólo de unos minutos.

Por supuesto que después de eso estás obligado a centrarte en el asunto e ir al grano. Todo lo cual es compatible con una exquisita cortesía, acompañada de tu mejor sonrisa.

Si la visita es inoportuna, puede serte útil mantenerte de pié. Es la mejor forma de mostrar tu prisa. Puedes justificarlo con un “me paso todo el día sentado”. Aunque lo cierto es que no necesitas justificarlo.

En cualquier caso, si quieres dar fin a tu entrevista es suficiente con que utilices tu lenguaje corporal. Una mirada más o menos subrepticia al reloj supone un mensaje de aviso. Y para cortar definitivamente utiliza el lenguaje corporal: apóyate en la mesa, inclínate hacia delante, y tus intenciones quedarán patentes si las acompañas de un: “Bueno, entonces”.

Es preciso que el gesto lo realices sobre tu propio parlamento, cuando seas tú y no el otro, el que habla.

Recuerda para ti, la visita ha terminado cuando llegas a la conclusión de que:

-          Has alcanzado tu objetivo.

-          No vas a alcanzarlo ahora.

 

La transformación

En definitiva tu eficacia y productividad se basa en saber manejar las acciones que inciden en tu tiempo y de tú responsabilidad de cómo llevarlas.

Llevar cambios efectivos y duraderos en tu productividad es un proceso por lo cual aprende cada uno de los pasos a dar para mejorar sustancialmente es fundamental. Leer un libro, un artículo o ver un vídeo pueden ayudar, en mayor o menor medida, pero la forma más efectiva de lograr esta transformación es que un experto te lleve de la mano.  Aprende todo esto y más en nuestro entrenamiento online sobre ‘Productividad & Excelencia Personal’ >>

 

 

Sobre los autores

Arnu Rodríguez, es Coach en empresarial y profesional y formador, con casi 2 décadas de experiencia, especializado en potenciar los recursos y transformar las habilidades de profesionales en ventas y equipos comerciales para multiplicar la productividad y el rendimiento de forma efectiva y permanente. Arnu ha ayudado, con Coaching experto en ventas y entrenamiento comercial, a profesionales y empresarios en más de 13 países de Europa, Norte América y América Latina.

Segundo López Linares Coach empresarial y profesional especializado en estrategias y técnicas de comunicación con Programación Neurolingüística (PNL) e Inteligencia Emocional, cuenta con más de 17 años en el campo del asesoramiento integral a empresas e implicación en proyectos y organizaciones de interés social.

Si estás preparado para hacer crecer tu negocio, inscríbete GRATIS a nuestro boletín, www.SalesPlus.es,  que está repleto de efectivas y prácticas estrategias de ventas. Sin spam y con la privacidad garantizada.

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Ayuda Gratis

Apoyo y ayuda directa para tu negocio para ser más productivo y cerrar más ventas. Estrategias, tips, conferencias, y mucho más ¡100% GRATIS!

Tu Master Coach

coach arnu - estrategias de ventas

Arnu Rodríguez Ayala

Coach y formador, con más de 2 décadas de experiencia en ventas y marketing, especializado en potenciar los recursos personales y transformar las habilidades y el talento humano para lograr mayor rendimiento profesional y productividad.

Leer ADN Arnu >>

Conoce a Master Coach Team® >>

Aprende más

Aprende GRATIS como tener comerciales de alto rendimiento que logren cerrar más ventas. Recibe efectivas estrategias de ventas.

¡Aprovecha, inscríbete ahora!

Estrategias de ventas altamente efectivas

Jan 26, 2013 por MKRecursos

Su fundador; el exitoso coach, autor, conferencista, consultor, y formador, Arnu Rodriguez, está especializado en potenciar y transformar las habilidades de ventas de los profesionales independientes y PYMES. El método y las estrategias de su éxito emplean el coaching como elemento catalizador para lograr resultados extraordinarios en ventas.